Archives

Manual del perfecto insurrecto

Manual del perfecto insurrecto

1- Un día, usted despertará con irrefrenables deseos de
realizar actos contrarios a los modismos culturales
vigentes.

2- Esta nueva versión de vuestra persona meditará
convenciones radicales y absolutistas tales como "tal vez
jamás vuelva a peinarme".

3- Ud. regresionará hasta un estadío primitivo en el que
sólo contestará con gruñidos y/o onomatopeyas tales como
"Arrr" o "Grrr"(*). Ensáyese enfrente del espejo hasta
resultar completamente convincente.

4- Si es que lo tuviera, Ud. faltará deliberadamente a su
trabajo y no se excusará nunca por ello.

5- Puede que a la mañana siguiente haya olvidado todo
esto. La prueba definitiva será puesta en evidencia cuando
Ud. desentierre su peine y sus corbatas de alguna
recóndita parte de su vivienda y no recuerde por qué están
allí y no en el el lugar que realmente les corresponde.



(*)Estos ejemplos pueden variar según el gusto o
preferencia del lector.

How I became a Pokemon

Todo lo que Ud. quiso saber sobre sexo

19/01/200609:21:46 p.m. julieta
y, chupes donde chupes la pasan bien

Moriré con las botas puestas

Subte. Línea B. A la mañana:

M: Nenet?!
Nenet: Hola! ¿cómo estás?
M: Bien, wow, estás viva.
Nenet: sí (...) ja, ¿pensaron que había muerto?
M: No, pero, por favor ¿me podés explicar que pasó ese día?
Nenet: Bueno, me fuí, que se yo.
M: Pero, limaste, o sea (ojos interrogatorios)
Nenet: bueno simplemente ya no quería estar ahí.
M: Fue increíble lo que pasó despues en la oficina.
Nenet: Ah, si? Contame.
M: Bueno, cuando nos dimos cuenta que te habías ido nos pusimos a gritar, y después les empezamos a decir a los chicos de los otros team que te habías ido, y todos pasaban la voz: "una chica se paró y se fue", hasta que gritabamos tanto que las 250 personas del piso se pararon a aplaudir mientras decíamos: "alguien se atrevió a hacer lo que todos en esta empresa quieren hacer", y eso, no sabes fue buenísimo, todos aplaudían.
Nenet: Si después me di cuenta de eso... Les dejé una leyenda urbana "la chica que un día se fue y jamás volvió a saberse de ella".
M: Y ahora que estás haciendo?
N: Trabajo en un call center, otra vez.
M: Pero (ojos asombrados), ¿no te piden referencias ni nada...?
N: No, ja. Igual me estoy portando bien. Ya no me molesta lo de los teléfonos y eso.
M: (ojos de estar mirando una película clase B) ¿Y qué onda?
N: Me pagan bien.
M: Que bien, bueno, wow que raro, ¿qué estabas pensando...?
N: Que me iba a morir ahí. Admito que luego me di cuenta y, no sé...
También me acordé de mi jefa.
M: Allá las cosas siguen bien. Vendemos mucho.
N: Me alegro.
M: (Ojos de mirar a alguien peligroso que podría ponerse a arrojar confetti en el vagón en cualquier momento). ¿Bajás acá?
N: ¿Es la estación Florida?
M: Si.

Mostro

Simpatía por el diablo

¿El yogurt del buffet de la oficina tiene cáncer?
 

Copyright 2010. All rights reserved.

RSS Feed. This blog uses Modern Clix