Archives

De la práctica literaria

La práctica literaria se apoderó de mi vida a la edad de ocho años cuando sin mayores preámbulos, producto de una asignación escolar, me ví inmersa en la creación de un cuento sobre animales zombie.
Pronto me dí cuenta que casi ninguno de mis compañeros compartía mi entusiasmo por las tareas de Literatura. Recuerdo lo terrible que resultaba para mí la limitada consigna de un cuento breve de una carilla, renglones en los cuales mis relatos sucedían velozmente hasta concluir en una explosión o una boda maravillosa (previa aparición de un ogro o bruja que intentara agriar la felicidad de los protagonistas).
Planeé una Editorial en la cual otras personas (adultas) publicaran junto a mí sus escritos acerca de sucesos horribles y enfrentamientos entre humanos y animales de granja.
La práctica literaria se apoderó de mi vida desde el día en el cual, estando en pre-escolar, observé mi nombre escrito en el pizarrón.
Años después, a la edad de trece años, diarios y hojas torpemente mecanografiadas se hallaban sepultadas en mi habitación.
En el año 2007, maldigo mis cuadernos y comprendo que "La literatura es el infierno". Recuerdo también las palabras que concedí a extraños, la envidia que sentí el día en que mi hermano demostró que sabía leer, las páginas que separaron a ciertos individuos del resto de la humanidad; la certeza de que no habrá un momento de ferviente admiración mayor que el que despierta en la juventud. Mi único deseo ahora es el último día en el cual el mundo abraze a su hija y cave su tumba en el cielo de diamantes.
 

Copyright 2010. All rights reserved.

RSS Feed. This blog uses Modern Clix