Archives

Martes 12 de febrero de 2008

la lectura de los suplicios de Lautréamont
y el júbilo corrupto de Jean Lorrain.

La blusa del dandy

De los terciopelos de mi voz
cortaré mi pantalón negro.
Una blusa amarilla de tres pulgadas de mediodía.
Por un Nevsky mundial, por su lisa pista de patinaje
me pasearé con paso de un don Juan dandy.

Dejad gritar a la tierra deformada de sueño.
"¡Vas a violar a las primaveras verdeantes!"
¡Insolente y risueño desafío al sol!:
"¡Me gusta contonearme sobre el liso asfalto!"

Porque esta mañana hace un cielo azul
y la tierra antes de la fiesta es mi amante,
ofrezco a las gentes versos alegres como monigotes
agudos y necesarios como mondadientes.

Y vosotras, mujeres que amáis mi esqueleto,
y tú, niñita que sólo un hermano ves en mí,
poned en el poeta vuestras sonrisas,
que yo las coseré como flores a mi blusa de dandy.

Vladimir Mayakovsky (1913)

Días futuros

06/11/2007 01:10:44 p.m.
dice:
Porque me parece todo muy planeado te digo que me da miedo, todos ellos planean esas cosas para que vos después te sientas obligada a planear cosas peores que no resultan. O algo asi.

Mujercitas Terror en Blues Special



El viernes 1 de febrero, en el recital de Mujercitas Terror, usé por primera vez mis zapatos negros de hombre. Recordé el poema de Vladimir Mayakovsky en el que describía, soberbio, su blusa de dandy; y es que uno al estar bien vestido, siente cierto poder invisible. Resultó divertido observarlo todo como si estuviese situado en un altar. Aunque sea por una noche.

El dueño de Blues Special cometió una horrible maniobra, incluyendo en el evento una banda que nada tenía que ver. Detrás del escenario, junto a Mujercitas Terror, sentados en el piso sucio decorado con cucarachas muertas, mordía mis labios en señal de hartazgo. Hablamos sobre películas; coincidimos en "Bridges to Therabithia" con entusiasmo casi infantil.
Luego la pregunta de Daniela, en voz baja: ¿Te gusta alguien, Nenet?

Elegí "Desconexión rosa", cantada por Daniela mientras Marcelo cambiaba una cuerda rota en el fondo del escenario, como mi preferida. Tocaron una canción nueva. "El baúl", aclaró M una vez terminado el recital.
Mujercitas Terror agrupa un público extraño y marginal que posee -como las letras de la banda- la especial característica del odio y el gusto por el mal. Odio que se manifiesta visiblemente en el rechazo hacia las nuevas personas que se acercan a verlos, fenómeno que torna el evento en película turbia; como si el nuevo visitante se hallase ante una secta con permisos y requisitos imaginarios. Y es que sus integrantes -la mayoría de ellos- no hablan entre sí fuera de los recitales, convirtiendo la reunión en un pacto silente: una comunión invertida en la penumbra.

 

Copyright 2010. All rights reserved.

RSS Feed. This blog uses Modern Clix