Archives

Enero de 2010

Querido:

¿Còmo le va allá por la tierra de los burros y el acento cuartetero?
Aquí todo bien, un poco melancólica hoy pero como la mayoría de las cosas -menos Haití- seguramente tenga arreglo.

El sábado tocamos y salió muy bien. Ruidoso. La semana pasada mi amigo Leo nos filmó a Agnes y a mí haciendo payasadas en Avenida Córdoba, fue muy gracioso y en el video parecemos una especie de prostitutas de la peor clase.

Ahora escaneo un dibujo que hice hoy en el trabajo y pienso en retomar la lectura de Junger. Extrañar a las personas resulta muy muy molesto.

Un saludo

Nenet

Archivo IV

"One day in Capital Federal, near the Kavanagh building...I was staring at the skyscrapers and I thought the architects were trying to build things; the point was that I had a vision were architects built this huge buildings to match God, but in a way, to get closer to heaven. (Buildings have those glass windows that reflect clouds). When I look at the clouds in the afternoon I think about God.

I remember one particular afternoon here in Hurlingham, I went out and the clouds were pure blue, turquoise; the wildest shade of blue I've ever seen. It was as if someone was saying "Ok, if you don't understand things now...you never will". Like a gift that must be taken. I guess that must be life."

Archivo III

"...Me corté el pelo mientras leia en la peluquería un artículo sobre un recital de los Violadores en 1981 donde se agarraron a piñas con los hippies de una banda llamada Rosanrol. Ese comentario del recital era interesante; una buena descripción de la epoca. Los V tenían un tema "Represion" que estaba bueno y otro donde decían "hippie hacete mierda", a los de Rosanrol no les gustó y Gamexane -que era el cantante de Los Laxantes- no se fue al mazo. Cuestión que fueron a la comisaría, les hicieron un par de preguntas (tipo "por qué se visten así" etc) y los largaron. Al salir los hippies estaban ahí empezo la gresca otra vez. Los metieron otra vez a dentro y la policia los cago a piñas. Había 4 bandas: Los punks, una bandita cheta de zona norte con jeep, los hipones rolingas esos y los policías.
Las banditas chetas tenían sacos ingleses y zapatillas All Star...era el look mas o menos, y pantalones con botamangas anchas. Yo no estaba ese día pero siempre era mas o menos así. El tema de las botamangas era curioso porque se usaban muy finitas en aquel entonces, era algo autóctono supongo."

Archivo II

Miércoles 27 de Agosto

Tormenta de Santa Rosa. Se de antemano que será un día tedioso. Sueño antes de despertar con un parque poblado de casas gigantescas. Una de ellas tiene un piano de cola con dibujos de filigrana verde estilo rococó. Lugar semejante al barrio en donde solía perderme en visiones pasadas. Daniela me acompaña. Al tomar un sendero, un oso se acerca. Daniela pasa sin detenerse. El oso me da miedo e intento volver atras; un segundo oso aparece y aunque se que no me hará daño, quiero escapar. Luego una playa inmensa.


Jueves 28 de Agosto

En sueños, Ezequiel me pide que cuide a sus búhos mientras él se ausenta de casa. Me pide especialmente que intente encontrar pichones de búho perdidos en la alfombra. La habitación está ocupada por numerosas jaulas y un ventanal de cortinas color beige. Encuentro a los pichones, que son diminutos y similares a figuras de cerámica. Noto que están vivos solo cuando abren y cierran sus ojos.
Oscurece. Aparecen en el cuarto grandes peceras acomodadas en estantes y mi antigua biblioteca con el exhibidor vidriado. Examino mi olvidada colección de gemas.
Marcelo entra en la habitación y dice que por falta de dinero abandonó momentáneamente el ensayo de Mujercitas Terror. El lugar parece entonces de su propiedad y se conjuran, como si siempre hubiese sido su hogar, una cama y un equipo de guitarra pintado con aerosol. Dispuesta a no dejar que el ensayo termine, pregunto a M cuanto dinero necesitan. "60 pesos", responde M. Esa cifra se encuentra fuera de mi alcance. Guardo silencio y demuestro empatía con una media sonrisa. M explica que deberá juntar $460 pesos para arreglar su equipo de guitarra. Esto no lo preocupa y sonriendo, dice que debe volver al ensayo. Mientras se despide recuerdo que debo alimentar a los peces. La pecera aparece misteriosamente cambiada de lugar y se que en ningún momento podría haberla apoyado en el borde de la cama. Dentro hay decenas de peces tropicales que nadan cerca de la superficie. El escenario cambia y al volver a prestar atención a los peces, la tapa de la pecera está abierta y hay quince o veinte animalitos muriendo en el suelo. Intento devolver al agua a los que aún viven pero al tocarlos arden con un tono azul venenoso y maligno. Impresionada, dejo que mueran y decido cerrar la tapa de la pecera para que su dueño no me acuse de negligencia. Los peces se agolpan en la superficie abriendo y cerrando sus asquerosas boquitas dentadas. En el agua turbia flotan algas y restos de alimento escamado. Cierro la tapa. Los peces devoran el alimento en un ataque de codicia.


22 de Diciembre

Sueño en el que tenia la capacidad de volar. A pesar de este extraño don, temía a la altura. Pero era genial estar sobre los techos de gigantescos edificios y aterrizar -como un ave- sobre cualquier terraza.
Trabajaba, junto a un raro personaje, para una empresa científica relacionada con la aeronáutica. El hombre, al igual que yo, podía volar. El proyecto laboral consistía en el aterrizaje de un aeroplano en una pileta de natación. Otros empleados y yo nadábamos allí y por mi culpa, al tardar en sumergirme en el momento del aterrizaje, el experimento fallaba.
La máquina producía un corte profundo en mi cabeza. Sangrando, era despedida por mi jefe e ignorada por el resto de los empleados. Según había escuchado, el hombre pájaro parecía tener la habilidad de curar heridas. Volando, iba a buscarlo al techo del edificio más alto. Ya no sangraba.

Archivo I

Semana del 21 al 27 de Julio

Lunes:
Things behind the sun. Lectura de Vladimir Maiacovsky en la antesala a la hora psicológica reglamentaria. Malhumor y sueño; no miro a la Dra. a los ojos durante casi toda la hora que dura la sesión. Al volver a casa leo antiguos historiales de conversación al azar. Lo que se necesita para ser escritora está allí, arriesgo. Lluvia y frío. Entrenamiento nocturno en cesped sintético.

Martes:
Postal. Dibujo para "Flores en Abril". Imagino librerías llenas de niños atentos a la tímida lectura.
El partido de hockey fracasa 3 a 0. Abandonamos el club en silencio. Luego de partidos anteriores, la derrota resulta nueva -y amarga- para mí.

Miércoles:
Leo "Raise high the roof beam, carpenters" exageradamente rápido. Descubro una analogía entre un autor inventado nombrado allí y el mismo personaje en uno de los relatos de "9 short stories". J.D Salinger es uno de mis autores favoritos. Envío CVs a tantos lugares que los olvido por la noche. Escucho Fad Gadget.
El contacto con antiguos compañeros lleva a la lectura de viejas cartas del colegio secundario. Todo se trataba de chicos y secretos de chicos.

Jueves:
Llamado telefónico de la empresa Gameloft, arreglo una entrevista para mañana a las 11:00hs. Sueño de un supermercado en compañía de un amigo y su esposa. Al despertar, recuerdo el extraño packaging de un producto extranjero: una llamativa etiqueta blanca con letras doradas.
Por la noche, durante una conversación de Msn, el mismo hombre de mi sueño me comparó, sin argumentos, con una escritora nueva a quien no encontré buena, y me enojé. Primera discusión en años. "Váyase al carajo", dije.

Viernes
Tomo un café en Mc Donald's de Corrientes y 9 de Julio, leo el diario La Nación entre oficinistas y estudiantes. Camino, relajada, las pocas cuadras que restan hasta Suipacha 664. El edificio es amplio, de pisos marmolados. Los empleados fuman nerviosos en el hall. El entrevistador había faltado y en su lugar, un chico cualquiera me indica que la entrevista consiste en una prueba en la que debo detectar fallas en un videojuego (el puesto de trabajo vacante es "videogame tester"). En media hora, encuentro 8 errores, que escribo en inglés en un documento de texto. El piso es un combinado de nerds, nerds y unas 7 o 10 chicas. El entrevistador casual explica que deben enviar eso a Estados Unidos y que "eso es todo lo que se". "Que poco serio" pienso mientras espero el ascensor. Visito a Agostina y vuelvo a casa.

Sábado:
Salida nocturna con amigos locales. Paso a buscar a una amiga por su casa e intento convencerla de que use una pollera menos católica que la que pretende usar (corte recto, color negro, larga hasta la rodilla). No lo logro, es la diseñadora de indumentaria mas clásica que conozco. En su repisa, pilas de discos de su pasado nu-metal, The Smiths, la colección completa de Depeche mode.
Canción & video de la semana: Thrust in me (The Dream Syndicate), en You Tube.

Domingo:
http://lavidaamanerada.blogspot.com/2008/06/smile.html
That's me, I think. Some months ago.
 

Copyright 2010. All rights reserved.

RSS Feed. This blog uses Modern Clix